5.1.14

SM el Rey Juan Carlos I ante su 76 aniversario.

Si para SM el Rey Juan Carlos I este último año ha sido nefasto, éste nuevo puede ser su "Annus horribilis ". No son pocos, y peligrosos, los nubarrones que acechan a la monarquía española desde frentes tan variopintos como a la vez incontrolables. El monarca que deslumbró a todo el mundo con su habilidad para gestionar la llegada de la Democracia desde la última dictadura de la Europa occidental, en lo que se llegó a identificar como la modélica Transición española, ha perdido su crédito un tiempo sorprendente. 
La institución está en entredicho, no por la labor de los mal llamados republicanos, bajo cuya denominación se esconden una amalgama de colectivos incapaces hasta la fecha de inocular en la población española los verdaderos valores republicanos de igualdad, libertad y fraternidad (están obsesionados con la fracasada Segunda República y con ganar una guerra que ya se libró el siglo pasado), sino por los propios errores de una institución que ha sido incapaz de afrontar correctamente ni los asuntos de su propia Casa, ni ha sido sensible a la gravísima situación de crisis que padecen desde haca ya demasiado tiempo los españoles.
En lo que afecta a su propia familia, este año puede ser el primero en el que un miembro de la Familia Real tenga que enfrentarse a un jurado, ante imputaciones tan graves como los que se vislumbran en el denominado Caso Noos por parte de la Infanta Cristina.
En todo caso...Felicidades Majestad.