31.8.12

Meet (Mitt) in White House...

 
Mitt Romney y Paul Ryan han logrado la nominación republicana para el asalto a la Presidencia de los Estados Unidos el próximo 6 de noviembre. Nadie podría esperar que a sólo unos meses de estas elecciones en la que todos nos jugamos mucho, las fuerzas entre demócratas y republicanos estuvieran tan igualadas.
En la convención Republicana de Tampa, Romney ha sabido conjugar un discurso condescendiente con el ala más radical y conservador del votante norteamericano satisfecho con la elección del joven halcón Ryan como candidato a la Vicepresidencia. La reunión de Florida se ha desarrollado con permanentes guiños al votante desencantado del Presidente Obama que pueden ser la clave para un cambio en la Casa Blanca.
Ante la falta de un programa de hechos suficientemente convincentes por parte de la administración demócrata, los votantes que respaldaron en masa a Obama hace cuatro años pueden esta vez quedarse en su casa y volver a su tradicional estatus de abstencionista ante el desengaño por tanta expectativa de un cambio de rumbo radical que finalmente no se ha producido.
En el voto femenino, las minorías étnicas (fundamentalmente el creciente voto hispano) y sobre todo, aquellos que empiezan a sufrir los efectos de una incipiente repunte de crisis económica, serán los sectores en los que los republicanos van a volcar sus esfuerzos en los próximos meses.