12.6.11

El Cambio tranquilo

Por primera vez desde hace 20 años, ayer no estuve en la toma de posesión de la Corporación Municipal puertorrealeña.
No estuve en el salón de plenos aunque suponía estar presente en un momento histórico de mi pueblo, donde una nueva generación de jóvenes políticos van a hacerse con el gobierno de la novena localidad de la provincia en número de habitantes y que tendrán que hacer frente durante los próximos cuatro años a la difícil gestión que van a heredar de una última década de despilfarros y mala gestión del anterior equipo de gobierno presidido por un cobarde José Antonio Barroso que ha demostrado, hasta el final, cuánto desprecia a su pueblo y hasta donde ha sido egoísta con sus habitantes.
Su ausencia del salón de plenos en esta legislatura va a permitir a la actual alcaldesa, Maribel Peinado, centrar su gestión y sus esfuerzos en lo verdaderamente importante: Puerto Real, y evitar las envidias, los odios y las actitudes pusilánimes que José Antonio Barroso y su cuadrilla que han venido envenenando a la sociedad puertorrealeña desde hace ya demasiado tiempo. No les echaremos de menos...
Por el contrario, ayer aproveché la ocasión de cierta saturación de "tomas de posesión" de alcaldes populares en la provincia de Cádiz (!bendita saturación¡), para acompañar a los amigos del Partido Popular de Alcalá de los Gazules, una difícil plaza para aquellos que no tienen el carnet del Partido Socialista, y que me permitió estar presente en el histórico cambio que ayer comenzó con el acuerdo entre Julio Toscano (PP) y Juan Carlos Fernández Luna(IU) que han podido superar sus diferencias para ofrecer, tras 32 años de gobiernos socialistas, una alternativa diferente de ilusión y trabajo a los alcalaínos. Tienen un importante reto que afrontar, pero son jóvenes y suficientemente preparados para asumir este histórico compromiso con su pueblo. ¡Enhorabuena de todos!...